Sólo los marxistas-leninistas enarbolan y llevan adelante la bandera de la revolución